martes, 4 de septiembre de 2012

7 COSAS QUE LOS DOCENTES ESPERAN DE LAS FAMILIAS


No podemos esperar que las profesoras y profesores sean los/as únicos/as responsables de la

educación de nuestros niños y niñas. Las familias son una parte fundamental que no debe quedarse

atrás, y cuando éstas se involucran en la vida escolar mejora el comportamiento, las calificaciones y

el bienestar emocional de los/as más pequeños/as.

1. Lee con tus hijos/as.



En 1985, el Departamento de Educación (EEUU), publicó un extenso informe sobre la alfabetización

en EEUU. Uno de los hallazgos más significativos fue la importancia de la lectura en familia y de leer

en voz alta con los niños y niñas para construir conocimientos necesarios con vistas al éxito final

en las habilidades lectoras. Los/as niños/as que leen con familiares tres o más veces por semana

alcanzan niveles de competencia lectora alrededor de un 25% según los marcadores, en relación

con aquellos y aquellas que no habn recibido este beneficio


2. Infórmate sobre su vida académica


Debes conocer a los y la docentes de tus hijos/as por el nombre y tener una forma fácil de

ponerte en contacto con él o ella (teléfono, email...). También deberías participar en las jornadas

de puertas abiertas y las conferencias, manteniendo una conversación abierta y continua con el profesorado

y con el tutor o tutora (especialmente)


3. Conoce a los/as compañeros/as de clase y fomenta otras amistades fuera del centro educativo.


El aprendizaje, en el aula, es más efectivo cuando hay un sólido sentido de trabajo en equipo: todos

los niños y niñas necesitan el apoyo de sus iguales y, además, hace del proceso algo más divertido.

Pero también es importante que pase tiempo con sus compañeros y compañeras fuera del colegio

o instituto, así como que conozca a otros niños y niñas de otros centros educativos en su tiempo de ocio.


4. Asiste a las reuniones y únete al AMPA

Si esto te resulta difícil debido a cuestiones laborales/personales, sugiere una alternancia diferente

de reuniones. Tu voz entre un recuento de padres y madres, a veces, es la única que puede abogar

por tu hijo/a. Además, el cambio más positivo que puede darse en una escuela o instituto necesita

que las familias del alumnado se unan.


5. Participa en la vida escolar


No te pierdas los eventos escolares: concursos, fiestas, ferias, comidas y pincheos o eventos deportivos,

independientemente de que tus hijos o hijas participen o no. De este modo, estás ayudándole a tener

éxito en el centro y creando recuerdos juntos/as.


6. El aprendizaje también se extiende hasta tu casa


Eres un buen maestro o una buena maestra para tus hijos e hijas: hornear un pastel ayuda, por ejemplo,

a enseñarle fundamentos sobre las unidades de medida. Podemos hacer concursos de ortografía y

cualquier otro juego. Ir a una acuario, al zoo o al museo el fin de semana. Todas estas actividades

son el currículum del hogar, según la expresión de Sam Redding.


7. Muestra a tus hijos/as que su familia valora su educación



Lee un libro, apúntate a un curso, comparte las experiencias de aprendizaje que has tenido en el

trabajo y, por supuesto, muestrainterés hacia su presente y futuro académico, dándole la importancia que realmente tiene: mucha.

Enseña a tu hijo o hija una lección:el aprendizaje también es divertido y no termina una vez que ha sonado la campana de la escuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario